La luz del amor...

Así como una luz en mi camino de obscuridad y soledad, una estrella ante mi ilumino el laberinto sin salida en mi alma, de una ilusión que fue destruida con cada lágrima derramada y que a tu llegada fue silenciada con cada beso, cada sonrisa y cada caricia con ese amor incondicional y sin fronteras, que nació como una flor en medio de la nada, donde solo nosotras podemos verla, regarla y verla crecer a lo largo de la eternidad.